Mi Madre.

Enfermera del Hospital Regionalde Temuco.

Juntó moneda tras moneda hasta que reunió lo necesario para comprarme mi primera guitarra. Siempre sostuvo que yo iba a ser poeta y, hasta el día de hoy, no me explico por qué siempre dijo eso.
Falleció muy joven, en 1968, estando, yo, muy lejos del hogar.
Guardo, de ella, un precioso y doloroso recuerdo.