Alejandro Elgueta Sánchez.

Hijo de mi segunda esposa. Vivimos, juntos, once años.

Lo vi crecer, educarse, y fuimos temidos rivales en lo que a disputarnos el cariño de la mamá se refiere.

Creo que, en esa contienda, ganamos todos.

Hoy es un flamante abogado.