La “tía” Juana Flores

Esta es mi \"Tía Juana\". La que me enseñó a poner los dedos sobre las cuerdas, cuando yo era niño, y me enseñó los primeros secretos de la guitarra campesina. Creo que Tito Fernández es hijo de ella porque sin su paciencia, su sabiduría y su dulzura, jamás hubiera descubierto la raíz del canto. Hace algún tiempo la pasé a ver a su campito, donde vive absolutamente sola. Le pregunté por la guitarra y me dijo que sufría de artritis y que ya no podía tocar. \"Pero cuando me da mucha pena (dijo) me siento en esa silla (me señaló una que estaba al lado de su cocina a leña) la pongo en mi falda, le paso la mano por encima de las cuerdas y la pena se me pasa\".

 

Un beso para mi tía Juana, que hoy vive rodeada sólo de sus perros, sus animales, sus pájaros, el agua limpia de su vertiente y sus recuerdos.
¿Sabrá que la menciono cada vez que subo a un escenario y que ha viajado, entonces, conmigo por gran parte el mundo?
\"No me traigan regalos (dijo). Sólo vengan a verme\".


Hoy está fallecida hace algunos años y en mi eterno recuerdo.