René Largo Farías

Este hombre dedicó su vida a la defensa de nuestra música y de nuestras tradiciones. Mantuvo, por años, su Programa Radial y su Peña Folclórica llamados \"Chile Ríe y Canta.
Con él recorrí, por primera vez como artista de discos y del gran Espectáculo, el país, cantando de Plaza en Plaza, de pueblo en pueblo el canto de todos que es nuestro propio canto.
Vivió desterrado casi veinte años y regresó, lleno de esperanzas, para morir asesinado en una calle de su querido Santiago de CHILE.
Todavía no nos dicen quien lo asesinó. Quien se ensañó con su cuerpo y con su obra.

Otro de los alevosos crímenes de los que la justicia hace oídos sordos a lo que todo un pueblo sabe.

René: Tus amigos nunca te hemos olvidado y siempre tenemos un canto para ti donde quiera que vayamos porque, aunque a muchos les duela, CHILE todavía Ríe y Canta en las voces y las guitarras de aquellos a quienes tú ayudaste a formar, o en los hijos de tus propios hijos que suman varios miles.

Yo soy uno de ellos y también mis hijos.