Fidel Velásquez (Fotografía gentileza de Lalo Vilches)

Fue mi primer Representante Legal y sin duda el Gran Caballero de la Profesión. Nadie que lo haya conocido puede decir lo contrario.
Dueño de una honradez sin límites Don Fidel está en el corazón de cuantos lo conocimos, especialmente los que tuvimos el honor de trabajar con él.

Fue apodado \"El Zorro del Desierto\", porque en los tiempos en que en el Norte no había caminos era el único que sabía guiar a los buses que llevaban a los artistas para llegar a destinos como María Elena, Pedro de Valdivia, Oficina Victoria, etc.

Vaya mi recuerdo para este hombre que, con sus más de ochenta años, nos dio un ejemplo de cómo se trabaja sin quejas, de cómo trata a las personas y de cómo es posible trabajar de artista digno y respetable aún ante las más grandes adversidades.

Cuentan que una vez produjo un Espectáculo y el público no respondió, entonces, sin decírselo a nadie, vendió su casa y así su personal y sus artistas cobraron sus sueldos sin ningún problema.

Querido Don Fidel: Cuando me muera y nos volvamos a encontrar quiero que sea usted mi representante y volvamos a emprender el viaje por el mundo del Cantor.