Ramón Orellana

\'El Chombo\'.

Mi Compadre.

Mi amigo.

Aprendió a ser mi Manager de puro porfiado.

Recorrimos el país cantando, de a pié, en auto, en carreta, a lomo de mula o como fuera.

Mi gran compañero de aventuras nocturnas.

¡Ahhh! Si pudiera contar la mitad de nuestras \'travesuras\'.

¿Qué fue de ti?

¿Dónde estás?

¿Por qué no nos vemos?

Un día nos encontramos en una calle y nos reímos de nuestra panza, de nuestras canas, de nuestra \'pelada\' y vimos, el uno en el otro el inevitable paso del tiempo.

Felicidades compadre. Ya nos veremos y haremos recuerdos.